domingo, 5 de diciembre de 2010

LO RELATIVO Y LO ABSOLUTO

Todo lo que os quiero enseñar es que cuando llueve las calles están mojadas.
G.I. Gurdjieff

Viene esta reflexión que hoy os propongo de un comentario que hicieron a mi anterior entrada en este blog titulada “Adivinos”. En el se decía lo siguiente:

Al fin y al cabo ¿que es un adivino?, alguien que ve mas allá; no creo que sea algo inusual, es cuestión de conectar con tu instinto más profundo, observar, reflexionar y atreverse a dar una opinión, lo que ocurre es que muchos mortales son necios y todo lo reducen a magia, adivinación o como quieran llamarlo.
Quizás sea que lo que unos llaman verdad o evidencia otros lo llaman mentira o absurdo. Al final cuestión de lenguaje.

Y más adelante:

…entrar en debate sobre la verdad puede llegar a ser largo y tedioso, y sobre todo de la verdad objetiva; pero la verdad abarca otros conceptos, ¿porque cual es la verdad?, ¿la que yo se, la que tu sabes, la que nos cuentan o la que no nos cuentan...?

Estas cuestiones me llevaron a plantearme el asunto del relativismo hoy imperante. Esta “doctrina” establece que la verdad sobre algo no existe, y que lo que únicamente existe es la noción que cada cual, en cada momento, tiene sobre ese asunto. Y la noción que cada cual tenga es tan válida como cualquier otra. Ya que “la verdad” de algo no existe, cada quien es libre de estimar como verdad aquello que mejor le parezca. De esta manera nadie tiene la necesidad de atenerse a ninguna verdad absoluta, y cualquiera puede tener una “opinión” sobre el asunto que se trate, siendo ella tan válida como cualquier otra.

Yo diría que, si todo es relativo, esta manera de afrontar el conocimiento es, también, y como no, relativa. Es decir, que el relativismo también es relativo. Creo que, así como hay creyentes en Dios, ateos y también agnósticos, el relativismo no debería ser negador de las verdades sino agnósticos acerca de ellas. Ni creen ni no creen, sino solo que no saben, no contestan.

Tengo un amigo que siempre dice que mucho más peligroso que el que “no sabe, no contesta” es el que “no sabe pero contesta”. Creo que he aquí el nudo de la cuestión.

No me importaría que alguien me confesara que no sabe arameo, pero lo que si me preocuparía es alguien que me dijera que la lengua aramea es como a cada uno le parezca, lo que viene a concluir en que no es de ninguna de las maneras. A mí me parece que o se sabe arameo, o se sabe un poco de arameo, o no se sabe nada de arameo. Ahora, que el saber arameo o no sea cuestión de elección personal, siendo opinable las palabras que conforman esa lengua me parece una estupidez.

Ya decía Platón que la opinión es un estado intermedio entre la ignorancia y la estupidez. El ignorante sabe que no sabe. El estúpido cree que sabe lo que no sabe, y a veces niega que alguien pueda saber algo. Y también que le basta con tener una opinión, lo que no le obliga a ninguna búsqueda de conocimiento. Se opina y basta. Para ello no es preciso tener ningún conocimiento sobre ningún asunto. Es algo libre. Tan libre, tan libre, que está hueco de contenido.

Llevamos muchos milenios intentando explicarnos las leyes que rigen la Naturaleza, las que rigen el Universo, las que rigen al hombre y a la humanidad, y ahora resulta que no hay nada de eso. Solo son lícitas las opiniones, condicionadas al estado subjetivo del observador.
Llevamos muchos milenios intentando llegar a una noción un poco más clara de qué puede ser lo bueno, lo justo, lo bello, lo verdadero, y ahora nos enteramos que toda esta búsqueda ancestral de nuestros antepasados era inútil. Lo justo, la justicia, no son nada, eso depende de para quién. Y para quién dependiendo como se encuentre de estado de ánimo.

¡Qué pena! Si llegaran a enterarse Mozart, Platón, Confucio, Epícteto, Aristóteles, Einstein, Böhr, Lao Tsé, Bécquer, Shakespeare, Beethoven, Leonardo da Vinci, Praxíteles, Gandhi, Miguel Ángel, Cervantes y tanto otros que todo su esfuerzo ha sido inútil y que se han comportado como unos tontos…

Pero sospecho de que “cuando llueve las calles están mojadas”…

9 comentarios:

Berto dijo...

Querido Abraxas efectivamente si todo es relativo el relativismo es el primero en serlo.
Hay tantas verdades como observadores, pero sólo son verdades parciales encerradas en la prisión de los límites del observador. La verdad absoluta de la que tanta gente duda es tan real como inalcanzable por aquellos que de ella dudan.
Yo sólo sé un poco de Arameno y lo sé por elección propia y en la siguiente frase que voy a escribir creo que está la Verdad:
"Tit' Abed Re'utak".
Un abrazo amigo.

ABRAXAS CADIZ dijo...

Tienes razón, amigo mío, si se niega toda verdad renunciamos a cualquier clase de saber.

Fiat voluntas tuas... en verdad encierra toda la realidad... aunque siempre permanecerá escondida al ignorante.

ABRAXAS CADIZ dijo...

...ahora solo nos resta saber cuál es su voluntad en cada ocasión...

AUTOCONOCIMIENTO dijo...

Gracias por citarme en tu entrada, aunque sospecho que no es por elogiarme, más bien diría yo para enjuiciar lo que dije. Te agradecería que en el futuro en vez de citar sin un verdadero conocimiento de lo que quise decir me pidas una aclaración que yo te daré encantada. Porque no me vale de nada que alguien que ataca el relativismo (el cual yo no apoyo por cierto) lo único que haga es interpretar unas palabras de alguien... Como decía Sócrates, solo se que no se nada.
Un saludo.

Blanca dijo...

Que página tan sobria, la has modificado, no no te he leído ahora, ando light,pero vien, te dejo un saludo y mis mejores deseos de que estés bien a partir de ya, mejor que antes, uuu, hasta luego.

ABRAXAS CADIZ dijo...

Querida Autoconocimiento,

lamento que te hayas sentido molesta por citar tu comentario. No traté de enjuciarte a ti personalmente, sino de enjuiciar el relativismo, manera de afrontar la vida que creo resulta destructiva para mucha gente.

Solo por eso quise romper una lanza en contra de él, que no de ti, y en favor de aquello que me parece realmente enriquecedor: la búsqueda humilde y noble de la verdad.

teresa dijo...

Dices:"lo justo,la justicia,no son nada,eso depende de para quien.Y para quien dependiendo como se encuentre de estado de animo".

Aunque me duela reconocerlo,me siento identificada...quiero ser justa porque creo en la justicia,pero a veces no lo soy y no lo soy con las personas buenas,con las personas que quiero y me doy cuenta que influye mi estado de animo.

Un primer paso es reconocerlo,el problema es que no se controlar el estado de animo,la furia,la rabia...si contengo me sale una ulcera.

Que remedios tiene la filosofia para el autocontrol?supongo que no se puede explicar en pocos lineas.Pero me gustaria que pudieras decirme alguna cosilla.

Autoconocimiento,no te sientas herida,estos espacios dan oportunidad de intercambiar idea y opiniones yo tambien digo cosas que no gustan a quien las lee,me responden y por muy dura que parezca la respuesta vienen de gente que aman,lo bueno,lo justo,lo bello y lo verdadero.Entonces no te haran comentarios con mala intencion,animate y escribe algo!!

un abrazo

Gracias abraxas,contestame porfi!!

ABRAXAS CADIZ dijo...

Querida Teresa,

reconocer un problema es ya un paso de gigante, porque si no se conoce bien un problema, y se acepta, mal podríamos darle solución.

Creo que para ser justo es preciso disponer de serenidad de alma. Y aquí está la cuestión. ¿Disponemos de esa serenidad? Como dices, es evidente que no. Pues ahora tenemos otro problema que es preciso solucionar: Cómo conseguir serenidad.

La ira y la cólera son enemigos de la serenidad, ya lo has comprobado. Y ¿qué es el autocontrol? Creo que es el dominio de uno mismo. El dominio de la mente, de las emociones, de los instintos vitales y del cuerpo físico. Todos los planos son muy difíciles de controlar, y quizá el que más cueste es el de las emociones.
Una vez que uno se ha convencido de la perfecta inutilidad de las emociones negativas, de la sangría de energía que nos causa sin ningún beneficio, y de que somos capaces de llegar a controlarlas, podemos disponernos a comenzar la tarea.

Existe un prejuicio que nos ha convencido de que las emociones son todas buenas, lo que creo que no es cierto.Las hay malas, y las hay buenas. Los sentimientos son también emociones, pero se han purificado de manera que son muy beneficiosas. Purificarlas es nuestro trabajo.

Una vez convencida, por la experiencia y la reflexión, de todo esto, puede uno comenzar a desecharlas. No hay reglas, cada uno debe conocer en uno mismo de qué forma aparecen, en qué casos, con qué intensidad, ante qué hechos. Para vencer a un enemigo lo más útil es aprender a conocerlo en profundidad.

Una vez que se las conoce y se las identifica,simplemente hay que evitar que intervengan. Es un gran problema porque aparecen de súbito, como explosiones. Si uno está alerta intuye que van a presentarse y toma medidas.

Una gran voluntad, disciplina, convicción y grandes dosis de paciencia, con uno mismo, con los otros y con los hechos. Tu experiencia te dirá en cada caso lo que debes hacer.

Un abrazo.

teresa dijo...

muchas gracias por tus palabras abraxas.Me ayudan.

Que pases unas felices fiestas.

un abrazo para ti y para todos los que te leen.

teresa