domingo, 27 de septiembre de 2009

SUEGRAS




Dos señoras se encontraron después de un buen tiempo sin verse y una le pregunta a la otra:

- ¿Y cómo están tus hijos, Rosa y Francisco?

- Ay querida, Rosa se casó muy bien. Tiene un esposo maravilloso. El se levanta de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, prepara el café en la mañana, lava los platos y ayuda en la cocina. Después de todo esto se va a trabajar. Un amor de yerno, gracias a Dios.

- ¡Que bien, querida amiga! Y tu hijo Francisco, ¿también se casó?

- También se casó, pero tuvo mala suerte. Su matrimonio anda muy mal... Imagínate que él tiene que levantarse de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, hacer el café en la mañana, lavar los platos y tiene que ayudar en la cocina! Y después de todo esto sale a trabajar para conseguir el sustento a la vaga de mi nuera, ¡es una golfa!

Recibido por mensaje de una buena amiga...

jueves, 24 de septiembre de 2009

martes, 22 de septiembre de 2009

LATIDOS



COMPRENDER UN LATIDO ES COMPRENDERLO TODO...

Esto escuché que dijo una vez un hombre indudablemente sabio.

Comprender un latido es comprenderlo todo... Y en un latido se encierra toda la sabiduría posible.

Y el corazón del planeta late ahora, una primavera más, con toda la fuerza de la vida que encierra.

Su sangre hierve y bulle, y lleva el misterioso hálito de esa vida a los rincones más escondidos de su cuerpo. Es tiempo para nosotros de acercar los oídos del alma al corazón de la Tierra. Y al silencio de nuestro ser interior llegará fuerte y claro el golpe glorioso que nos vivifica.

Un latido... un solo latido... si comprendiéramos su fuerza, su luz, su misterio... nada nos quedaría por comprender. En él se encierra el poder y la vida. La fuerza que abre los manantiales, el motor misterioso que lleva los ríos a la mar, que rompe los hielos del invierno, que rompe las alas dormidas de los árboles trayendo de nuevo a la luz los brotes ya olvidados, otra vez verdes y fuertes.

Porque todo es fuerte cuando nace. Y nada muere sino para nacer de nuevo. Y hoy somos, una vez más, niños nacidos a la vida, llevando en nosotros para siempre el latido materno, el sonido único y victorioso que contiene en sí mismo el misterio de la creación eternamente renovada.

Acerca sereno tu oído. Escúchalo y compréndelo. Descubre cómo está en la tierra y en sus creaciones, cómo está en la negra bóveda, en su tejido de estrellas, como está en el centro de ti.

Busca su esencia, apodérate de ella, sumerge tu alma en sus aguas, desnuda tu pecho y entrega tu corazón.

Es primavera, la puerta del cielo por la que entramos en su corriente, donde unirnos con el pálpito de la tierra, y el de las estrellas.



Dedicado a mis amigos del sur del mundo...





lunes, 21 de septiembre de 2009

UN POCO DE HISTORIA...



Creo recordar que fue Chernenko, en su día Presidente del Soviet Supremo de la URSS, quien, advertido por un asesor de la influencia del Vaticano en los asuntos internos de Polonia, dijo sonriendo sarcásticamente:

- ¿El Papa un peligro para nosotros? ¿Cuántas divisiones de tanques tiene el Papa?

Supongo que el pobre murió sin darse cuenta siquiera de su propia estupidez.

Algo así le pasaría a algún pobre emperador romano cuando le advirtieron de la influencia de los cristianos o en el peligro que representaban los pueblos bárbaros del norte.

¿Peligro? –diría- ¿cuántas legiones tienen esos ignorantes bárbaros?, ¿y cuántas tienen esos desgraciados cristianos?

O bien los reyes aztecas cuando les informaron que habían arribado a sus costas dos o tres barcos de extranjeros de piel blanca.

¡Oh! - diría riendo- ¿os vais a asustar de un puñado de pordioseros locos? ¿O es que sois ustedes los que os habéis vuelto locos?

Y aún hoy seguimos razonando de manera igual de estúpida. Pues igual nos irá que a los anteriores.

- Lo que hace falta son más tanques, más jueces, más médicos, más profesores, más policías… De esta manera tendremos más respeto internacional, más justicia, más salud, más educación, más seguridad…

Desgraciadamente, la historia que más se repite es la de aquellos que dicen que la historia nunca se repite…


martes, 15 de septiembre de 2009

NUEVOS ZARPAZOS DE LA PESTE PORCINA





La peste porcina se cobra nuevas víctimas...

Por ello, recomiendo a las personas con obesidad mórbida y exagerada, además de neumonía y otras varias patologías de base, así como a las personas de más de 75 años, que padezcan diabetes, además de hipertensión, e insuficiencias respiratoria y cardíaca, que se cuiden, ya que el virus es muy peligroso y puede llegar a ser mortal.

Lo más recomendable es que traten con los antivirales que recientemente ha comercializado por una firma de reconocido prestigio.

Por otra parte, las personas sanas deberían ser vacunadas, en su momento, con el nuevo fármaco que pronto estará a disposición de los todos los ciudadanos, igualmente fabricados por una empresa de prestigio.














Fuente:
15 Sept. 2009

domingo, 13 de septiembre de 2009

OTROS TIEMPOS...



Tuve, en mi trabajo, recién entrado, un jefe que era mucho mayor que yo, y que mis otros compañeros. Le quedaban quizá dos años para jubilarse. Y un día nos contó una anécdota que, en su día quizá no valoré en su justa medida, pero que nunca se me olvidó, y hoy os la voy a contar.

Refería que, cuando él era joven, se enteró de que el Ministro de la Guerra del gobierno de entonces fue amenazado por un grupo de delincuentes políticos, hoy llamados terroristas o soldados de liberación nacional, según quien los nombre. Y le amenazaron en la persona de su hija, quien –le dijeron- sufriría daños si él no se plegaba a sus peticiones.

Ese mismo día, el ministro solicitó a todos los medios de comunicación, radios y diarios, ya que no existía televisión, que publicaran, a ser posible en primera plana, los detalles del chantaje y posteriormente y señalando que era deseo personal de él, adjuntaran un mapa muy detallado del recorrido habitual de todos los días de su hija a través de Madrid, por la mañana y por la tarde.

Así lo hicieron todos sin excepción, desde el día siguiente y durante varias semanas.
Nada ocurrió a su hija. Y, pasado el tiempo, todo el mundo se olvidó del asunto.

Como podréis comprender, todos los compañeros nos quedamos perplejos, sin saber qué decir, resultándonos sorprendente y misteriosa la argucia del ministro, que, no entendíamos porqué había resultado tan efectiva.

Pasados unos minutos de silencio, durante los cuales todos esperábamos una explicación del jefe, este nos aclaró la argucia, hoy a todas luces inútil.

- Durante todo el tiempo, día y noche, noche y día, día tras otro, cada paso de su hija estuvo vigilado minuto a minuto, segundo a segundo –dijo-

- Pero… para eso tendrían que haber destinado a toda la policía de Madrid a su custodia –dijo un compañero.

-¡No, que va- dijo el jefe. No era la policía la que vigilaba. Los que vigilaban y cuidaban de la integridad de su hija era toda la delincuencia organizada de la ciudad, que, por cierto, era muy abundante.

- ¡Qué estupidez!- dijo alguien- ¿y, a ellos que les importaba?

Pues mucho, mucho… los delincuentes se jugaban mucho si algo le pasara a su hija. En ese caso sabían a ciencia cierta que lo pasarían muy mal. De ello se ocuparía el ministro…



sábado, 12 de septiembre de 2009

PROGRESO EN LA ENSEÑANZA...


Sin comentarios...
Publicado en Diario de Cádiz. por MIKI&DUARTE


lunes, 7 de septiembre de 2009

OFRENDA



¡OFRENDA!

Ese creo que es el mejor destino que puede tener una flor.
Cuida tu imponente árbol para que dé continuas flores.
Transmuta tu tierra en savia y de ésta alimenta tus infinitas flores.
Cuando la Flor y Tú seáis Lo Mismo, comprenderás su destino.
De flor, regala belleza, perfume, amor, cariño, dulzura, salud...
Más tarde, de fruto, alimento para el que tiene hambre y semillas para las
venideras flores.

¡EL CICLO DE LA VIDA!
El Misterio es la Transformación para la Dación.

Y LA FLOR ES FELIZ CON ELLO.

“Acerca tu boca a mis cenizas
Sopla
De ti depende el renacer de las llamas."



¿NO TE AFECTA? ¿O SÍ?

domingo, 6 de septiembre de 2009

OLORES Y BOÑIGAS



Una amiga me hizo una crítica, constructiva, sobre un escrito que le envié. Y me dijo algo así como que era demasiado bucólico, demasiado bonito, demasiado agradable. Que le faltaban algunas boñigas de vaca y algún que otro olor a sudores.

Mi amiga, quizá porque aún no la conozco bien, sigue siendo un poco un enigma para mí.

Pues bien, echaba de menos en mi escrito alguna que otra boñiga de vaca y algún que otro perfume de axila.

Me chocó al principio. Incluso, irritado, le contesté que no estaba dispuesto a malgastar mi tiempo y mi cabeza en escribir sobre esas cosas, que para eso ya estaban los “artistas” del momento, los que se dedican a exponer con la mayor desfachatez sus excrementos a manera de obras de arte (y lo más divertido es que las vende...) Así que, como la mierda ya tiene sus adoradores, yo me dedico a lo que me parece bello. Cada cual a lo suyo. La mierda a la mierda y yo, bello por mí mismo (¿?), a lo bello.

Pero, pasado el tiempo, pensé mejor lo que dijo, y, reflexionando, encontré que estas cosas encierran una belleza, no en sí mismas, sino en el lugar que ocupan en la naturaleza. Me explico, y mejor me explico con una bella poesía de Miguel Hernández que ilustrará lo que digo:

ROMANCILLO DE MAYO

Por fin trajo el verde Mayo
Correhuelas y albahacas
A la entrada de la aldea
Y al umbral de las ventanas

Al verlo venir se han puesto
Cintas de amor las guitarras,
Celos de amor las clavijas,
Las cuerdas lazos de rabia,
Y relinchan impacientes
Por salir de serenata.

En los templados establos
Donde el amor huele a paja
A honrado estiércol y a leche
Hay un estruendo de vacas
Que se enamoran a solas
Y a solas rumian y braman.

La cabra cambia de pelo,
Cambia la oveja de lana
Cambia de color el lobo
Y de raíces la grama.
Son otras las intenciones
Y son otras las palabras
En la frente y en la lengua
De la juventud temprana.

Van los asnos suspirando
Reciamente por las asnas.
Con luna y aves las noches
Son vidrio de puro claras.
Las tardes de puro verde,
De puro azul esmeraldas
Plata pura las auroras
Parecen de puro blancas
Y las mañanas son miel
De puro y puro doradas.

Campea Mayo amoroso
Que el amor ronda majadas
Ronda establos y pastores
Ronda puertas, ronda camas,
Ronda mozas en el baile
Y en el aire ronda faldas.

Así que ya veis, mi tocayo Miguel me saco del error. El amor huele a paja, a honrado estiércol y a leche. Y podréis preguntarme: ¿es que el estiércol puede ser honrado? Y yo puedo responderos: Sí. Y a continuación podréis inquirirme: ¿Y por qué? Y yo puedo espetaros:
Porque hay cacas honradas y cacas sin honra. Al igual que hay olores a sudor honrados y otros que no tienen honra.

Creo que el olor a sudor de un hombre que con su trabajo y su esfuerzo ha aportado a la humanidad y al mismo Universo una mejoría en su perfección, haciéndoles aún más perfectos, es, no un mal olor, sino el mejor y más delicado perfume, porque demuestra que se comporta a imagen y semejanza de su creador, es decir, un creador más. Ganar el pan con el sudor de la frente. Así se dijo. ¿Cuántos pueden presumir hoy de ello? ¿De sudar su pan? El trabajo honrado lleva al sudor honrado, y su olor solo muestra el orgullo y el valor del que ha demostrado su hombría con su trabajo. Preferiría tomarme unos vinos con un hombre así que con un metrosexual cretino embadurnado de perfumes exóticos, que gane su pan (intregral, por supuesto) con trabajos (?) cuya realización probablemente sea de dudoso esfuerzo, y de dudosa honradez.

Creo que la boñiga de una vaca es hermosa, porque, a más de ser la vaca un animal noble y digno de agradecimiento por muchas cosas, devuelve a la tierra lo que justamente le es necesario para volver a producir su propio alimento, la yerba. Benditas boñigas. Me contó un agricultor que con ellas no sólo abonaba su huerta, sino que las recogía del campo una vez secas para usarlas como combustible en la cocina. ¿Veis? Cacas honradas y además útiles.

Pero la caca del “artista”... por favor... que se la meta por donde le salió.



martes, 1 de septiembre de 2009

MÉDICOS



Fui a comprar un cepillo de dientes de esos eléctricos, porque el viejo se cayó (como suele ocurrir no se sabe a quién) y se rompió.

Cuando llegué a la tienda, el dependiente estaba ocupado con unos clientes, así que me puse un poco aparte y esperé pacientemente a que terminara. Estaban comprando una báscula de baño supermoderna. Se trataba de tres personas, dos señoras y un señor, todos de cierta edad, de unos cuarenta y tantos… cuarenta y treinta, más o menos.

El dependiente tenía como dos metros y algo de estatura y, por el diámetro que ostentaba su panza, unos ciento treinta kilos de peso. Algo espectacular.

Yo, siguiendo mi costumbre, me metí en la conversación que tenían acerca de la báscula.

- Nunca me compraría una cosa como esa –dije- total… ya está el espejo…
-A ver, joven –le dije al dependiente- ¿tú te pesas alguna vez?
-Por supuesto que no –me contestó- ¿para qué? ya sé que estoy gordo.

Es que estar obeso es un factor de riesgo para los problemas del corazón, -dijo una de las señoras, recitando como un loro uno de los miles de anuncios de los medios al respecto-.

Pues sí, dije yo, y también el colesterol, y el comer mucho, y no hacer ejercicio, pero yo ya no creo en los médicos. Escudándose en ellos, los mercaderes nos tratan de asustar continuamente y así vendernos toda clase de porquerías. Además no nos dejan vivir, no nos dejan tomar café, ni beber cerveza, ni comer jamón, ni casi nada de lo que está bueno. Pretenden que vivamos como ermitaños. ¡Qué tristeza! Verduras, verduras… ¡no somos vacas! ¿O es que quieren que nos convirtamos en rumiantes abstemios?

Yo, por mi parte, no pienso hacerles ni caso -les dije-, para asustarme ya tengo a la Hacienda, la guardia civil de tráfico, los vecinos, los delincuentes, y el gobierno. No es poca cosa, créame. Suficiente para asustar al más osado.

¿Qué es lo que quieren? ¿Qué no coma jamón, ni queso, ni beba vino, ni cerveza, ni una buena fabada ni un puchero con pringá? ¿Qué me dedique a andar todos los días diez kilómetros a paso de campeonato olímpico? ¿Qué beba cerveza sin alcohol, café sin cafeína, leche sin nata? ¿Pues no ha pasado una generación privándose del atún, del salmón, de las caballas y las sardinas, del aceite de oliva y los huevos fritos? ¿Y si en diez años se descubre, como en la película de Woody Allen “El dormilón”, que lo mejor para la salud es beber un buen coñac francés y fumarse luego un puro habano? ¿Quién me resarce de los placeres omitidos? No, no, y no…

Además, yo creo que los médicos, más que fisiología, patología y cirugía, en lo que son expertos es en lenguas muertas, en griego y en latín. Y además tienen su cajón de sastre. Yo mismo podría ser médico, si me empeñara.

-Buenos días doctor, me duele una barbaridad la cabeza-
- Usted lo que tiene es cefalea, le contesta el doctor con voz de gravedad.
Y lo que el paciente no sabe es que el doctor le ha diagnosticado exactamente lo mismo que él le dijo, porque cefalea, del griego, es dolor de cabeza.
Yo mismo, una vez fui a un dermatólogo, ya que me picaban las piernas una barbaridad. Tras preguntarme, el dermatólogo, sabiamente, sentenció:
- Padece usted de una urticaria idiopática.

Cualquier otro se hubiera ido a su casa con las recetas y ya está, pero yo, que soy difícil de conformar, le pregunté:
-¿Y esas palabras qué quieren decir?
-Pues es fácil, vera: urticaria significa que le pica mucho.
-¿Y lo de idiopática?
-Pues que no sabemos el porqué le pica.

Bien, bien… Efectivamente, y buscando en mi diccionario etimológico de seis tomos, me fue confirmado lo dicho. Urticaria significa que te pica como si te hubieras metido en un sembrado de ortigas, e idiopática significaba que es una enfermedad especial, es decir, de origen desconocido.

Bien… bien… así que me bastaría dominar el griego y el latín para ejercer la medicina. Y si es algo que le pasa a la vez a mucha gente hay una excelente solución:
-Usted lo que tiene es un virus-
A mí una vez me dijeron eso, y yo le contesté
-Pues oiga, con el trancazo que tengo debo de tener millones... además eso del virus... ¿y qué virus? ¿como nos lo cepillamos?-
-Tome mucha agua y abríguese.
-¡Jó, eso me lo podía también haber dicho mi abuela, y no estudió medicina...!

Bueno –me preguntó un amigo- ¿y si no encuentras la etimología de la enfermedad en tu famoso diccionario?

Es fácil –le contesté- Lo mando al especialista…