lunes, 26 de abril de 2010

LEMAS Y CONSIGNAS



Me regalaron en el estanco de mi barrio un encendedor donde figura el símbolo, creo que del movimiento pacifista, con unas hojas que parecen de marihuana, todo ello sobre un fondo de colores listados, a manera de bandera, verde, amarillo y rojo. No sé, aunque es probable, que sea la bandera del citado movimiento. Debajo del símbolo hay una leyenda que dice: LOVE PEACE, que, como todo el mundo ya sabe, son palabras inglesas que significan AMOR PAZ.

Hasta aquí nadie se hubiera sorprendido, ya que es ya muy conocido este lema, Paz y Amor. Pero a mí, que todos mis amigos saben que siempre le busco los tres pies al gato, me provocó asombro y me llevó a reflexión, reflexión acerca de los lemas y las consignas.

Lo primero que me fascinó es que son universales, y aún más, doblemente universales. Son universales, en primer lugar, porque su contenido es aceptado por todo ser humano, y no conozco a nadie que le quite su valor ni que le niegue la importancia de su contenido. ¿Quién no quiere paz? ¿Quién negaría la importancia del amor?

Y, en segundo lugar, at last but not at least, son universales por el motivo de que cualquiera puede entender lo que le parezca del contenido de sus palabras, que son tan manidas que, a fuerza de usarse, ya no tienen un significado concreto, sino diverso e inlcuso a veces contradictorio según quien los utilice.

Así, en el caso que he puesto, pensemos en que consistiría para, por ejemplo, un católico.
Sería como sigue: Paz en el cielo y amor a Jesucristo.
Para un capitalista: Paz para los ricos y amor al dinero.
Para un comunista: Paz para los ciudadanos que obedecen al partido y amor a sus dirigentes.
Para un pacifista: Paz sin guerras y amor sin trabas.
Para un budista: Paz interior y amor a la humanidad.
Para un nazi: Paz para los judíos (en el cementerio) y amor al Führer.
Para un hippie: Paz (que me dejen en paz) y amor libre (para el que lo consiga, claro).
Para un casado tras sus bodas de oro: Paz (¡dejádme ya en paz!) y amor (con la querida).
Para un trabajador estresado: Paz con mi jefe y mis compañeros y amor con subida de sueldo.

Y así, todos los casos que sin duda podréis considerar.

Lo bueno, y lo malo, de estos lemas es que pueden servir a todo el mundo, a su gusto y manera. Y esto sucede porque los conceptos Paz y Amor, como no consigue abarcarlos nadie, cada cual tiene su “libertad” para entenderlos como le guste, ya que nadie podría contradecirle. El relativismo ordena que cualquier cosa puede ser entendida de cualquier manera, y cualquier manera es justa y verdadera. Y como todo puede ser verdadero, nada es verdad ni mentira, sino todo lo contrario. El resultado es que carece de ningún significado concreto. De ahí su versatilidad y su fácil uso en lemas y consignas.

Y, como esta consigna o lema que he puesto de ejemplo, los hay a cientos:

“Pan y trabajo”
“Justicia y libertad”
“Tolerancia y diversidad”
“Respeto e igualitarismo”
Sex, drugs and rock and roll. (bueno... esto era un chiste)
etc. etc.

Pero lo cierto es que estos lemas no valen nada. Y no valen nada porque no implican nada. ¿Cómo nos va a implicar nada ni exigir nada, si entendemos las palabras como nos conviene? Y, además, ¿quién puede refutarnos que nuestros significados no son los válidos? Son válidos para nosotros, y eso basta.

Así, guiarse por lemas no sirve de nada a la gente ignorante, lo que no implica que no sirvan al sabio, quien conoce el real contenido de las palabras usadas.

A ese sí que le sirven. Y mucho. Pero sólo a ese.


5 comentarios:

Berto dijo...

Querido Abraxas como siempre tienes mucha razón. Todos esos lemas podrían tener un significado propio para cada uno de los colectivos que has nombrado. Al igual que el amor a Dios de un musulman puede ser totalmente diferente de el de un católico e incluso llevarlos a la guerra por ese supuesto amor.
Pero hay un colectivo que nos incluye a todos sin distinción de color, religión, estatus...y también hay un sólo Amor, ¿dónde está entonces el problema?.
Yo creo que el problema es que el hombre es un mentiroso compulsivo, capaz de prostituir los mas altos valores para su propio beneficio...
Abrazos.

teresa dijo...

Los colores rojo amarillo y verde representan a Etiopia,el rojo por los martires que murieron,el amarillo la riqueza de la tierra Africana y el verde su vegetacion.Llevo en mi tobillo izquierdo una tobillera con estos colores desde hace mucho tiempo,la Humanidad nace en el continente Africano y a la vez es el mas olvidado.Los lemas que pones abraxas son ironicos supongo porque no creo q ningun colectivo se sienta identificado con lo q escribes.La paz y el Amor son conceptos Universales y todos sabemos lo que implican,cosa diferente es que se quieran relizar.Todas las guerras y atrocidades cometidas a lo largo d la Historia no es producto d un colectivo es producto d 1 conciencia social.Por eso entiendo q es necesario una "Revolucion" a nivel de conciencia y luego suprimir la "R" para que quede la evolucion.
Un abrazo

ABRAXAS CADIZ dijo...

Pues no sabía nada sobre esa bandera de Etiopia, gracias por explicármela.

Sobre el lema que puse como ejemplo, y también sobre todos los demás, antes de proclamarlos deberíamos dedicar nuestra vida a comprender, practicándolos, claro, qué esencia encierran cada una de esas palabras.
No se puede vivir en paz si no llegamos a saber qué nos hace más pacíficos y qué más violentos, qué es la paz y cómo se vive en paz.
No se sabe qué es el amor si no se vive el amor, si no llegamos a intuir y practicar la esencia del amor.
Y como ambos términos son ideales o arquetipos perfectos,deberíamos de tomarlos como metas en nuestra vida, dedicando cada día a perfeccionarnos en ello.
¿Quién puede decir que ama de verdad?
¿Quién puede decir que vive una paz auténtica?
Creo que nadie, todos somos aprendices toda nuestra vida.
Pero el que piensa que ya lo sabe, y que todo el mundo lo sabe, nunca llegará a su real comprensión.

Y como esto en todos los demás arquetipos mencionados:
Trabajo, Justicia, Libertad, Tolerancia, Respeto, etc.

El que cree que ya sabe nunca llegará a saber nada.
Si Sócrates decía "Solo sé que no se nada", ¿qué sabremos nosotros?

teresa dijo...

Creo que todo el mundo en algun momento de su vida ha experimentado paz y amor,es muy dificil por otra parte permanecer de manera indefinida en estos estados.Yo se muy poco,practicamente nada pero en este momento de mi vida la adquisicion de mas conocimiento me satura y no me hace bien.La teoria sirve indudablemente pero la practica en mi vida es imprescindible,el camino espiritual es individual y ademas libre.Estoy d acuerdo contigo en que somos aprendices hasta el final,porque la unica escuela valida y real es la vida misma y ademas no se puede repetir.
"HAY MUCHAS COSAS QUE NO QUIERO SABER.lA SABIDURIA MARCA LIMITES HASTA AL CONOCIMIENTO".Nietzsche

Garacias abraxas,un abrazo

FUNDASCIC dijo...

¿Quién puede decir que ama de verdad?
¿Quién puede decir que vive una paz auténtica?

Hurgo ligeramente en esta página, y no me voy sin dejar unas letras en respuesta a estas dos preguntas que seguramente no apuntaré tan certeramente.
¡Amar de verdad?, como no es fácil definirlo, quiero preguntar ¿has visto cómo sale el sol después de un día lluvioso? ¿Te has detenido a contemplar el nacimiento de una flor? El amor es un crecimiento, es el descubrimiento de los dones, la capacidad de ver, observar, contemplar, pienso,como el girasol debemos estar abiertos al sol, a los demás, así mismos, a lo hermoso al universo, pienso, el silencio es nuestro mejor aliado y la soledad una gran compañera, ¿sabes? atiendo a lo que susurra a mi oído el viento quedo del amanecer llanero, dice que somos seres especiales, valiosísimos las pequeñas cosas nos enseñarán a amar de verdad, y nos llevarán a conquistar la paz auténtica.

Dejo un abrazo, en algún lado estás. un abrazo.

Nilda.