viernes, 3 de abril de 2009

LO QUE IMPORTA





Ayer, paseando con mis perros por las calles casi solitarias y casi silenciosas, vino a mi mente una idea que seguramente habría estado cocinándose durante largo tiempo dentro de mí, esperando una forma clara con la que entrar en mi conciencia. Y entró de repente.

Seguramente la chispa que encendió la llama y luego la luz fue que escuché a dos novios que discutían agriamente, lanzándose recíprocos reproches, y luego a dos ancianos que intercambiaban opiniones sobre cómo se estaba arreglando la calle, si bien o si mal.

Y pensé: Nadie se ocupa de lo que le importa. Todos se ocupan de lo que no les importa.

Y paradójicamente, es así exactamente. Parecería que es al revés, que todos nos ocupamos ante todo de nosotros mismos. Pero nada más lejos de la realidad. En la práctica, todos huimos de nosotros mismos. El mero hecho de acercarnos un poco nos da terror.

Lo nuestro debería ser ocuparnos de nosotros mismos. Del estado de nuestro ser. Del estado de nuestra mente, de nuestra conciencia, de nuestras emociones, de nuestros sentimientos, de nuestras contradicciones, de nuestras manías, de nuestras energías, de nuestro cuerpo, etc., y no tanto de los demás.

Así descubriríamos cosas que distan mucho de la idea que tenemos de nosotros mismos, casi siempre pura fantasía. Y de una manera valiente y osada, cumpliendo el requisito sine qua non del “Conócete a Ti Mismo”, comenzaríamos la tarea de mejorarnos. 

Por ahí se llega, no a la meta, sino al comienzo, en cuyo lugar es preciso e indispensable encontrarse con la humildad, esa virtud que nos enseña lo poco que somos en realidad. Y de ese conocimiento básico y necesario del "solo sé que no sé nada" es del que se puede partir en busca de la sabiduría.

Es preciso comenzar por ser un egoísta consciente. Y un egoísta consciente es aquél que se ocupa de lo que en realidad le debe importar: él mismo. A partir de ahí podrá ocuparse de los demás.



6 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

"Nadie se ocupa de lo que le importa. Todos se ocupan de lo que no les importa".

¡Qué buena esta frase! Es tal cual...

Un abrazo

José Ignacio dijo...

Pues sí. Qué paradójico.
Y cuanto más nos alejamos, parece que más nos queremos alejar!!
Estamos enfermitos y nos creemos sanos...

Saludos,
José Ignacio

Teresa dijo...

Si resolviésemos primero nuestros asuntos seríamos más felices y no nos preocuparíamos de los asuntos de los demás a no ser que nos solicitasen ayuda.
Hay que empezar por barrer nuestra casa... hay tesoros escondidos.

Bastet dijo...

Pues llevas mucha razón, sí señor. Muchas veces cuando voy por la calle también me fijo en las conversaciones de la gente y casi siempre son parecidas: "pues le han despedido en el trabajo", "se ha enfadadado con sus amigos", "esque tal le dijo"... Siempre hablamos de los demás. Siempre son temas en los que alguien más está implicado. Nunca oigo: "pues me siento mal" o "el sentido de la vida me preocupa" o... ¡infintas cosas más! Temas que realmente importan, nos importan, por mucho que algunos insitan en negarlo. Si nos ocuparamos de nosotros mismos de verdad, no solo materialmente, sino espiritualmente, el mundo no estaría tan perdido.

Besos y un placer leerte. :)

Anónimo dijo...

¿Porqué la foto de Andrei Tarkovskiy? ¿Le gusta este director de cine ruso o la puso Usted porque la expresión de su cara transmite la sabiduría?

ABRAXAS CADIZ dijo...

Gracias a todos por participar.
Sobre la pregunta que se me hace acerca de la foto, la busqué en imágenes de google, y la elegí por el interés de su rostro y por la fuerza de su expresión, además de por estar hecha en blanco y negro. Me pareció adecuada.
Si es director de cine, cosa que no sabía, sus películas deben ser interesantes,cosa que deduzco con solo verle la cara.