domingo, 27 de septiembre de 2009

SUEGRAS




Dos señoras se encontraron después de un buen tiempo sin verse y una le pregunta a la otra:

- ¿Y cómo están tus hijos, Rosa y Francisco?

- Ay querida, Rosa se casó muy bien. Tiene un esposo maravilloso. El se levanta de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, prepara el café en la mañana, lava los platos y ayuda en la cocina. Después de todo esto se va a trabajar. Un amor de yerno, gracias a Dios.

- ¡Que bien, querida amiga! Y tu hijo Francisco, ¿también se casó?

- También se casó, pero tuvo mala suerte. Su matrimonio anda muy mal... Imagínate que él tiene que levantarse de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, hacer el café en la mañana, lavar los platos y tiene que ayudar en la cocina! Y después de todo esto sale a trabajar para conseguir el sustento a la vaga de mi nuera, ¡es una golfa!

Recibido por mensaje de una buena amiga...

3 comentarios:

Blanca dijo...

Si, pero a ver...¿donde conseguiste mi foto?

ABRAXAS CADIZ dijo...

Pues en esta estás muy favorecida...

Helen Maran dijo...

hola amigo, mi visita es para decirte que mi blog Meditaciones en el Mar Rojo cumplió su 1er aniversarío y te einvito a que recojas premios y regalos que quiero compartir contigo,abrazos de luz desde israel te desea , helen.