viernes, 20 de noviembre de 2009

ÁRBOL



Gracias por ser un árbol tan hermoso, por la frescura de tu sombra que
alivia los fuertes calores del verano, por el verde de tu frondosa
copa, por el fuerte y cálido aroma de tus bellas flores, por tu recio
tronco con el que, tras tu viaje de vuelta, se harán cunas donde mecer
nuevos hijos de la tierra, por la fuertes raíces que penetran y abren
la dura roca de nuestra madre, por soportar los fuertes vientos y la
nieve en tus ramas, por dar amoroso cobijo a los pequeños pájaros en
tránsito por los aires, del sur al norte y del norte al sur, por la
alquimia de, con el solo alimento del sol y la tierra, dar vida a ser
tan grande y tan bello.

Gracias por ser, por estar, y por permanecer.
Añoro tu sombra y tu frescor.




3 comentarios:

verdial dijo...

Hermoso canto al árbol fuente y referencia de vida. Yo soy de las que piensa que los árboles pueden sentir.

Un abrazo

J dijo...

Sentimental y bella oda a este imprescindible ser del Reino que llamamos "Vegetal", aunque suena mejor de "nuestra flora".

Buen post!

Saludos desde el Perú!

J

ABRAXAS CADIZ dijo...

Queridos amigos,
es verdad lo que decís. ¿Qué haríamos sin árboles? Son los mejores amigos.
Y por eso, porque es un símbolo del amigo, del amado o de la amada, es por lo que escribí este pequeño homenaje a los árboles.

Hunde sus raíces en la tierra, y abre sus flores al sol. Sus frutos alimentan a todo el que se acerque, sin distinción alguna, sus hojas dan vida y frescor, su tronco es firme e inamovible, y sostiene firmemente sus ramas, en perfecta armonía.

¡Cuánto podemos aprender de un árbol! Si fuéramos así, seríamos buenos seres humanos...