domingo, 17 de mayo de 2009

MI QUERIDO HERMANO



Siempre escuché de pequeño aquello que decían los curas: "Los caminos del
Señor son inescrutables". Tuve que buscar qué decía el diccionario de esa
palabreja, que viene a significar algo así como que no se puede saber como va a ser el camino de antemano, o que puede parecer a primera vista un camino extraño y aún equivocado. Pero hete aquí que, si seguimos el camino que nos manda nuestro Señor (nuestro Yo), aún creyéndolo extraño y doloroso, aún sintiendo que es raro que por ahí se vaya a algún sitio bueno, con lo duro que es andar por él, es seguro que es el camino que debemos andar, pese a lo que pese. Es nuestro camino, el nuestro, el nuestro en particular. A otros les puede
parecer una majadería o algo sin sentido. Pero si para nosotros lo tiene,
porque nos lo dice nuestra Voz Interior, es preciso recorrerlo, de la manera
que sea, y piensen los demás lo que se les ocurra.

Así pues, hace poco tu camino tomó un nuevo rumbo, y la vida te ofreció la
oportunidad de muchas cosas, creyendo que perdías otras. La oportunidad de
encontrarte contigo mismo (lo cual todos evitamos), la oportunidad de
extraer sabiduría de tu dolor, la oportunidad de ser más libre, de ser más
"tú mismo". Y debes saber que no a todo el mundo le pone Dios en
situación de aprender de golpe tantas cosas. El dolor y la superación son
solo para los elegidos. Para los que saben sacar oro de donde parece que
solo hay barro, de los que saben superar el terror, de los que, como Dantès, están dispuestos a todo por conseguir su libertad y su "tesoro", aún pasando por encima de la misma muerte.

Hay una frase de Bertuccio, en El Conde de Montecristo, evidentemente iniciática, que dice así, no se si la recuerdas. A mí me dio mucho que pensar:

"Así que, prefiriendo mil veces la muerte antes que una detención, hice
cosas asombrosas, que una vez más me dieron la prueba de que el excesivo
cuidado que damos al cuerpo es casi el único obstáculo para lograr los
objetivos que precisan una rápida decisión y una ejecución enérgica y
decidida. En efecto, una vez que uno ha hecho el sacrificio de su vida, no
es igual que los demás hombres, o mejor dicho los demás hombres no son
iguales que uno, y quienquiera que toma esa resolución siente en el instante
mismo que sus fuerzas se multiplican y su horizonte se ensancha"

Duro, ¿verdad? Pero totalmente cierta…

Y las cosas que me cuentas no son confusas, ni mucho menos, absurdas. Son reales, pero sólo para los que como tú o como yo o como algunos otros, han vivido y viven. Estas cosas son las que de manera real nos llevan a ese mundo
desconocido y misterioso que es nuestro mundo interior, donde reside aquella
fortaleza que es preciso conquistar. O salir de ella, saltando por la torre
al abismo, sin saber siquiera qué nos espera abajo. Desnudo y casi cadáver,
como nuestro Dantés. No te quepa duda de que es el camino del que habla
nuestro lema "Conócete a ti mismo". Pero tampoco te quepa duda de que pocos conocen siquiera su comienzo, ni su dificultad, ni tampoco la dicha de
sentirse en él. Por eso, como el Conde, es necesario ocultarlo a los demás,
cambiar incluso de nombre, y recorrerlo en solitario, humildemente, sin
pregonarlo. Solo los hermanos que están en tu camino te podrán entender. No
esperes que el que no conoce sus tremendos sufrimientos y sus inmensas
dichas pueda entenderte. Pero a mí me lo puedes contar, y estoy seguro que a muchos más que no conocemos pero que transitan por el laberinto que conduce hacia el centro.

Cuando alguien vea todo claro en la vida, ya sabes que no es de tu
"hermandad". Tendrás que tratarlo con cariño y amor, con dedicación y
entrega, pero no esperes comunión con él. Cada uno está en su momento. Lo
que debemos buscar, y encontrar, son a nuestros "hermanos mayores" en este
extraño pero apasionante camino hacia nosotros mismos. No dudo que los hay,
y no dudo que nos ayudarán.

Gracias a ti, hermano. Aunque no lo creas, me enseñas mucho más que yo a ti,
y me recuerdas, como las campanas del Ángelus, quien soy y qué debo hacer.




3 comentarios:

Anuskirrum dijo...

Que duro resulta llegar al convencimiento de estas grandes verdades que cuentas, amigo. Que duro, y a la vez que pleno, el espíritu que busca insaciable respuestas a su porqué, encuentra la senda que se las puede revelar.
A través del sufrimiento? si. Como si no podríamos apreciar la belleza, la salud, el color, el agua, sin conocer sus sinsabores.

Cada cual recorre esos caminos inescrutables a la manera que la providencia y las señales del mundo nos van indicando, el Dios aparece siempre y en todo momento que le llamemos y demostremos el compromiso de querernos conocer.

Hermanos somos, sin duda. Como haremos para comunicar esta buena nueva a nuestros semejantes?.

En ello estamos.

ABRAXAS CADIZ dijo...

Querida Ana,
se ve que me entiendes, por lo que deduzco que estás en el camino también.
Es una alegría encontrar compañeros de camino.
¿Cómo haremos?, preguntas.
Pues a mí me dijeron que el mejor sistema, y quizá el único válido, es el ejemplo.
El ejemplo de nuestra alegría, de nuestro esfuerzo, de nuestra humildad, de nuestra comprensión.
Cuando alguien que te ve y te oye quiere seguir tus pasos, pues que te siga.
Y si te pregunta, pues le contestas.
Para mí que no hay otra fórmula eficaz ni válida.
Cada cual transita por su senda, y todas merecen respeto. Pero yo pienso que todos los caminos llevan a Roma.
Un abrazo.

Teresa dijo...

Es duro, sí, salir de la espiral que que conduce a la nada. La libertad tiene un precio muy caro y un valor inmenso, el de la vida. Hace tiempo que sé porque aros no quiero pasar. Voy renunciando poco a poco a tantas cosas que encarcelan el espíritu dejándolo sin alas.

Dices bien que se predica con el ejemplo, que cada cual transita por su senda, siempre respetable, y que todos los caminos llevan a Roma. Caminemos para encontrarnos.


Saludos.