martes, 13 de enero de 2009

En la Toscana, en la bella Italia...

Donde música hubiere
cosa mala no existiere.
Estas palabras de nuestro Señor Don Quijote, que tengo escritas permanentemente frente a mí en el pequeño lugar donde trabajo, las he visto escritas en el vídeo que quiero hoy ofreceros, y que he conocido gracias al blog "Suelto" de un buen amigo, Pablo, a quien le agradezco esta joya.
En la Toscana, la bella Italia... miren y escuchen... y contengan sus lágrimas... o mejor: no las contengan, porque surgirán del amor por la poesía y por la música, y manarán de las cristalinas fuentes de donde fluyen las puras esencias de la humanidad auténtica .
Va', pensiero, sull'ali dorate...
Un abrazo a todos.


3 comentarios:

Pablo dijo...

Querido Abraxas, ya sabés que todo lo que está en mi blog es para compartir. Además creo que de todos las personas que “conozco“ en la blogosfera vos debés ser uno de los que más puede apreciar este tipo de sucesos (mera intuición ; )

belleza,

y abrazo grande,

Pablo

Anónimo dijo...

Entonces, nos dejaremos llevar..

Saludos

Esther.

verdial dijo...

Precioso. Me ha encantado. Es bien certero que la música llena, emociona y une.

Un abrazo